SAN SEBASTIAN DE YUMBEL

Enero 14, 2020 0 By rcentinela

En el año 1859 se termina de construir el templo Santuario, ubicado a lado norte de la plaza principal de Yumbel, cuya edificación fue ordenada en el año 1856 por el obispo de la época, Monseñor Hipólito Salas. Hasta este lugar fue trasladada la imagen de San Sebastián y donde permanece hasta la fecha.


El templo que en 1939 sufrió una parcial destrucción a causa de un terremoto, como la caída de su campanario-, mide 61 metros de largo, 17 metros de ancho y 15 metros de alto. Sus muros están hechos de piedra, barro, ladrillo y cal. Su techumbre es de grandes piezas de madera chilena, con cubierta de zinc. 


El templo se constituye de tres naves (la nave central es más amplia), las que se cubren con tres bóvedas, construidas en madera, al igual que las columnas de la nave principal, las que imitan el orden Toscano, de origen romano.



El atractivo principal del templo, lo constituye la imagen del Santo, hecha de madera de Cedro, policromada, de 73 cm de alto, que se honra en Yumbel desde 1663 y se encuentra sobre el altar mayor. 


Con el objetivo de brindar una mejor atención a los fieles que cada año concurren a expresar su fe y devoción, el templo fue completamente remozado. Entre los arreglos se encuentra la reparación del sistema eléctrico y del piso, reforzamiento de los pilares, así como renovación de la pintura de las paredes, frontis, entre otros.


Una buena cantidad de peregrinos –no eran tantos como ahora, por cierto- venían a pasar toda la novena y se alojaban en los grandes espacios que todavía subsisten en el Santuario o en casa de parientes. 


Monseñor Ríos cuenta que desde el año 1930 llegaba a Yumbel como Seminarista Teólogo a la festividad del Santo. “Los seminaristas se empleaban en la recepción de las mandas y poco participaban de las actividades culturales y pastorales. Ellos sólo tenían que recibir y contabilizar las limosnas”.


Según contaba Monseñor Ríos, en ese entonces, “la imagen del Santo se encontraba en la nave lateral izquierda, al fondo. Allí se formaba una especie de Capilla, pues la estatua estaba defendida por una reja de barrotes de unos tres metros y su respectiva puerta”

Decía que le impresionaba la fe sencilla de la gente que acudía a la fiesta. “Las peticiones y las mandas generalmente tienen objetivos concretos de la vida rural: las cosechas, las pestes, los animales, y la salud de las personas queridas. La composición social de los peregrinos es la misma que ahora, sólo que antes era mucho menor la afluencia y la gente vestía más pobremente”.


Para la recepción de mandas se ocupaba sólo una sala. La gente entraba por donde estaba la torre. Por debajo de esta última salían por una puerta lateral que da a la calle donde está el Campo de Oración. 

“Siempre Yumbel se ha señalado por el hecho de que mucha gente se confiesa y cumple con los sacramentos. Esto también es signo de un acercamiento y no de puro cumplimiento de mandas”


“En algunos años, más cargados por luchas religiosas en la política, las autoridades pusieron dificultades: Por ejemplo se determinó que los ferrocarriles no se detendrían en Yumbel. Esto no hizo disminuir la afluencia de la gente. Sólo que tenían que bajarse en una estación antes o después de Yumbel”.


Finalmente, Monseñor Ríos señalaba que un gran cambio con respecto a la celebración de antaño, es que “ahora hay una valiosa cooperación de las Religiosas. Son muy activas y trabajadoras. Lo que antes se demoraban una semana en ejecutar los seminaristas, ahora ellas lo hacen en un día”.


Hitos de la Parroquia Santuario de San Sebastián de Yumbel


– El ataque de los araucanos encabezados por el toqui Butapichún a la ciudad de Chillán en 1655, motivó a los españoles a trasladar la imagen de San Sebastián a las cercanías de Yumbel para evitar que fuera profanada.


– En 1663, un juez eclesiástico adjudicó la imagen de San Sebastián a Yumbel, cuyos habitantes exponían el derecho de hallazgo. Esto, luego que los chillanejos reclamaran la imagen argumentando que les pertenecía.


– La imagen fue trasladada desde unos pajonales, a la plaza fuerte donde estuvo hasta 1757. Ese mismo año, el obispo Espiñeira erigió la Parroquia y la imagen fue depositada ahí permaneciendo hasta 1835 en el templo ubicado en el sector antiguo de la villa, fecha en que fue destruida por el terremoto, la imagen resultó intacta.


– En 1766, don Antonio Gil y Gonzága, gobernador de la época otorga a Yumbel el título de villa, colocándola oficialmente bajo la protección de San Sebastián. · Desde 1835 hasta 1859 la imagen de San Sebastián estuvo en un templo provisional mientras se construía el definitivo.


– En 1859 se termina de construir el hermoso templo de tres naves, hasta donde fue trasladada la imagen, lugar donde permanece hasta la fecha. En 1878 hubo una profanación e intento de destrucción de la imagen, la que fue encontrada en unos matorrales en el sector Morro de Arena al lado del  camino a Monte Águila.


– Se puede decir que el aumento de la devoción y el inicio de las primeras peregrinaciones data precisamente de 1878, cuando la fama del Santo trasciende la frontera de Yumbel y la zona y se extiende por el resto de Chile y el exterior.


– Cerca de 1900, la Iglesia comienza a habilitar las primeras acomodaciones para acoger la gran cantidad de devotos y peregrinos, se instalan una hospedería, comedor del peregrino y caballerizas.

Festividad

En el santuario hay dos fechas importantes durante el año, la festividad propia del santo que se celebra el día 20 de enero y el “20 chico”, el 20 de marzo. El día 20 de enero peregrinan a Yumbel una cantidad aproximada de 250 mil fieles y en marzo, mal llamado 20 chico, unas 350 mil. También estos últimos años acuden muchos peregrinos los días de Semana Santa y todos los sábado y domingos del año.


Modalidad

Tanto en enero como en marzo se comienza con la procesión de traslado de la imagen al campo de oración el día 11 respectivo y así comienza la novena en honor a nuestro Santo Mártir. Durante los días de la novena diferentes grupos parroquiales se hacen cargo de esta. Se invita a un sacerdote de la diócesis a predicar dicha novena, también estos últimos años se le ha pedido a diferentes parroquias del decanato y algunas congregaciones religiosas femeninas presentes en nuestra diócesis su participación en la preparación de los días de la novena con muy buenos resultados.

La víspera de la festividad, el día 19, se empiezan las actividades litúrgicas a contar de las 22:00hrs. con el rezo del Santo Rosario, luego a las 00:00hrs se celebra la Santa Misa y de hay en adelante cada dos horas hasta las 14:00hrs, luego por la tarde a las 16:00 hrs. se reza el Santo Rosario por los seminaristas concluido este a las 17:00 horas en punto se inicia la gran procesión por las calles de la ciudad presidida por el Arzobispo de Concepción. (Fuente Arzobispado de Concepción).